Visitar el local Andra Design, en la Avenida Eloy Alfaro y Portugal en Quito, es como transportarse a una de las ferias de diseño de París o Milán.

Hay lámparas de todas las formas y texturas y los muebles tienen líneas novedosas, difíciles de encontrar en las tiendas de muebles masivas. No se trata de mercadería importada, todos los muebles salen de la mente de Fernanda Andrade, una diseñadora cuencana que abrió su almacén hace más de un año.

Cada cojín, repisa o silla tiene algún detalle que ella le da con su creatividad. Su última colección se llama raíz porque trabaja con madera de alta calidad y los diseños tienen un entramado, como la raíz de un árbol.

Andra5

La trayectoria de esta profesional ha sido impecable y eso se ve en su propuesta innovadora a la que llegan clientes que quieren dar un toque novedoso a su casa.

En una mesa del ‘show room’ de Andra Design hay un libro enorme, que tiene la misma magia que Harry Potter. Se trata de cientos de páginas con texturas y colores que dictan la tendencia en papeles tapiz. Fernanda lo usa para mostrar a sus clientes las nuevas tendencias y comparar colores con muebles.

Andra1

Cada espacio de su local es una habitación y está ambientado para sentirse en casa. El comedor, con sus adornos respectivos, es una invitación para servir la comida y sentarse en familia; una cama que al verla da ganas de lanzarse ,con sus cojines y mesas de noche, y dejarse llevar por Morfeo; también hay una poltrona con su respectiva  lámpara, perfecta para tomar un libro y leer por horas.

Para esta diseñadora lo más importante es que cada cliente se sienta bien en su hogar. Por eso lo asesora con su conocimiento pero también identifica qué quiere el cliente para crear el mueble que lo haga feliz.